Una foto para la posteridad

Una imagen vale más que mil palabras, ¿Cuántas veces no hemos escuchado esa oración? Pues, me imagino que unas cuantas porque definitivamente las imágenes expresan muchas veces, lo que sentimos y congelan un momento que queremos perdure para siempre. El arte de la fotografía es, sin duda, un reflejo fiel de los sentimientos.

La vida de un fotógrafo se enriquece cada vez que retrata aquello que más le inspira. Pero en la actualidad nuestras capturas pueden estar accesibles a todo público y plataformas como Instagram potencian esas ganas. Las formas de plasmar esos momentos y la historia que hay detrás se han convertido en las preferidas de las personas en esta red social.

Hoy en día todo parece más viable y pareciera que la conexión entre nosotros es cada vez más fuerte porque con tan solo publicar una imagen en cualquier plataforma y contar algo de ella despierta el interés de varios en la web. El trabajo del fotógrafo requiere de mucha dedicación, pasión y, sobre todo, estar siempre alerta para poder capturar ese momento mágico.

En estas plataformas algunos descubren que tienen cierto potencial para dedicarse de manera profesional a la fotografía. Las historias de vida esperan ser contadas y que mejor excusa que hacerlo de forma diferente con tan solo la presencia de una cámara. Los fotógrafos siempre están pendientes del ISO, esperan la mejor luz para tomar la foto indicada, desempolvan el lente y congelan ese momento, parecen varios pasos, pero a los profesionales solo les toma segundos hacerlo.

Para contar una buena historia solo se necesitan ganas de querer buscar una, ya que cada uno de nosotros siempre tiene algo para decir. Los jóvenes se ven muy inspirados en sus fotógrafos favoritos y de ahí surge ese interés por seguir aprendiendo cada día más. No hay que desanimarse si no tienes una cámara profesional, desde tu teléfono inteligente puedes tomar fotos de muy buena calidad, solo debes tener los ojos bien abiertos para capturar ese momento preciso.

Si eres de los que también le gusta escribir, pues puedes comenzar a contar la historia y la vida que se esconde detrás de cada una de las fotos que tomes. Este tipo de historias son muy populares en la web y siempre generan mucha curiosidad e inspiran a todo aquel que las vea y lea. Sony, Canon, Nikon, da igual la cámara que tengas porque la calidad está en quien toma la foto y tampoco hay nada que Lightroom no pueda solucionar.

Puede que te sientas intimidado por los profesionales, pero saca el coraje de preguntarles todas las dudas que tengas, solo así podrás obtener éxito en tus fotos. Si sientes alguna inquietud por este arte audiovisual no dudes ni un segundo en aprender y perfeccionarte para que seas tú el que inspire a otros.

Siempre es bueno tener varias perspectivas de un mismo hecho o momento y para ello debes empezar a experimentar, prueba enfoques, encuadres, juega con la luz, aquí no hay reglas para contar lo que tú quieres, rompe los moldes siempre y haz lo inesperado. Claro, primero aprende como hacerlo excelente y después desafía con tu arte.