Por encima de todo

Muy pocas cosas pueden compararse con la experiencia de de poder dominar el agua y el viento. Eso debe quedar registrado para la historia.

 Casi que cualquier persona puede practicar kitesurf y la edad tampoco es una limitación. Desde los 6 años puede comenzarse y disfrutarse con seguridad; por otro lado una persona que tenga 60 años y este en buena forma podrá practicarlo sin problema, dado que no es necesario tener una magnífica condición física para hacerlo.

Es evidente que se necesita de dedicación y hay que considerar que debe poseerse un tono muscular para poder soportar la cometa; pero si tienes la fuerza de un niño de 6 años entonces puedes hacerlo, otra habilidad muy necesaria es un buen manejo de la coordinación. Aunque por muchos es recomendable saber nadar, no siempre es una limitación porque puede usarse un chaleco salvavidas que lo mantenga a flote después de una de las múltiples caídas que de seguro tendrá para aprender.

grabar en la playaGrabar en video el historial de nuestro aprendizaje, paso a paso, cada caída y cada logro, puede incluso hasta servirte para dar una conferencia sobre cómo superar los fracasos para lograr finalmente el objetivo deseado.

Hacer una grabación en video en escenarios como las playas de Tarifa es un verdadero espectáculo, no solo por el paisaje, sino por lo alucinante de ver a la enorme cantidad de cometas de todos colores surcando el cielo y además haciéndolo con tanta gracia y colorido. Dada la fuerza del viento presente en esa zona los kitesurfers pueden alcanzar grandes velocidades, lo que les permite a su vez, sobre todo a los de la modalidad de Freestyle (estilo libre), a realizar acrobacias de gran complejidad y belleza. Una cosa que es bueno saber es que esas condiciones naturales ideales para la práctica de deportes como el kitesurf, se mantienen durante todo el año.

viendo el movilEs por eso que se puede acudir a escuelas de kitesurf, que son una magnífica opción para quienes quieren librarse de la rutina diaria y es bueno que sepan que no se requiere de grandes sesiones de entrenamiento para comenzar con la diversión solo hacen falta unas pocas horas con entrenadores certificados.  Además el lugar cuenta con un alto movimiento de amantes de estos deportes en el mar, lo que ha desarrollado una importante red de servicios de alojamiento y como es una de los lugares privilegiados del planeta donde durante cualquier época del año pueden practicarse deportes como este, existen entrenadores profesionales en una generosa variedad de idiomas.

Sin duda que registrar en video la experiencia del aprendizaje y tener la oportunidad de grabar también a profesionales de la más alta talla es   muy excitante. Imagina lo que producirá en ti ver ese video en un par de años. Uno de los poderes increíbles que tiene una fotografía o un video es que nos traslada de nuevo al momento en el que se hizo la grabación. Como por arte de magia comenzamos a sentir de nuevo las mismas emociones que experimentamos en aquellos momentos. Así que cada vez que el ánimo esté bajo y necesites cargarte de energía, apela a tu video de cuando aprendiste en Tarifa a hacer kitesurf, te garantizo que reirás mucho y lograrás el objetivo de alejarte del bajón de ánimo que puedas tener.