El mago con cara de vidrio

Para no engordar a veces solo hay que tomar el control y apagar.

Es bien sabido por todos que la televisión y la obesidad están íntimamente relacionadas. Desde la aparición del gran invento de la TV, la familia consiguió una forma nueva de reunirse, eso fue algo muy positivo. Todos estaban atrapados por los hechizos de aquél mago, que contaba historias fantásticas y además las podíamos ver; pero no en forma estática, sino que era muy cercana a la realidad, era como decía Mc. Luhan, una extensión de uno de nuestros sentidos más maravillosos, la vista.

El primer impacto fue determinante para cambiar los hábitos en la vida de todos, uno de ellos el hábito de sentarnos a ver una película, un programa o un juego frente a él y apertrecharnos con suficiente comida y golosinas para drenar la ansiedad que nos produce el efecto de ver televisión.

España es el país con más obesos en la comunidad europea, más del 60% de su población según el Estudio Nutricional de la Población Española (ENPE), que hizo público en 2016. Más del 60% de los españoles sufre de la enfermedad del nuevo milenio, los lugares con mayor impacto fueron Asturias, Galicia y Andalucía, en ese orden. Mientras que Baleares, Cataluña y País Vasco tuvieron los menores porcentajes de afectación.

niño

Pero algo bueno está ocurriendo y eso tiene que ver con la educación que se está haciendo al respecto, los padres, maestros, y los medios de comunicación unidos a empresas que se han empeñado en luchar contra este flagelo que ataca a la salud española. La obesidad y el sobrepeso en niños entre 5 y 9 años, ha bajado en los últimos 4 años según citan fuentes oficiales. IMEO, también suma su granito de arena en ese sentido y así como esta organización muchas otras continúan trabajando para ayudar a quienes padecen este problema.

El desarrollo tecnológico ha llevado a los televisores actuales a un nivel de sofisticación que si antes era considerado un mago ahora puede escalar a un nivel superior. Las nuevas pantallas y nitidez, diseño y colores hacen el ver televisión una experiencia nunca antes vivida. Eso nos atrapa más a adultos y chicos, por eso es importante dosificar su uso, crear reglas en casa. Antes era más fácil, había un solo TV en casa, ahora todos tienen uno en su habitación, además está el del salón. Este aparato tiene un problema con el que nos cuesta lidiar que es el que no hacemos nada mientras estamos frente a él, no es como un móvil, o un portátil o PC, en las que tienes las manos ocupadas y hay tanta información que la ansiedad te lleva es a seguir buscando más y más información.

familia

La tele no, con ella eres libre de comer mientras la vez, de moverte a la nevera y buscar más que comer y beber para seguir viéndola, preparar unas palomitas, algunos emparedados, es una verdadera fiesta de ansiedad que se convierte en un circuito vicioso difícil de manejar. El mago del mundo audiovisual una vez que te atrapa es el principal aliado del aumento desproporcionado de peso, toma el control de tu peso, tomando el control de tu TV.