Buenas juntas para un futuro promisorio

El futuro se ve diferente para cada quien y depende de la realidad que envuelva a quien se atreve a ver más allá de lo inmediato.

Para quienes viven en el mundo de la tecnología, el futuro se ve como un ambiente en el que el trabajo estará realizado por robots, asoman la cifra de un 80%. ¿Puedes imaginar eso?

ojo bionicoEmpresas como Nutanix trabajan en desarrollo de automatización en múltiple tareas por medio de software. Los expertos en el área apuntan que el futuro del desarrollo en inteligencia artificial va a enfocarse en los servidores y los centros de datos.

Algunos estudios hablan de 30 años para llegar al punto en el que los humanos compitan con los robots por los puestos de trabajo. Para algunos de estos especialistas los humanos se harán robóticos. Hace algún tiempo un diario Inglés de gran prestigio, publicó un estudio en el que se afirmaba que en el año 2040 los seres humanos presentarían problemas de la vista, tendrían cinturas más anchas y sus genitales serían más pequeños que el promedio actual y todo producto de las exigencias de trabajo que tendrían que soportar.

Esta situación traería como consecuencia implantes biónicos, algo parecido a tener teléfonos inteligentes en los oídos, chips de seguridad para los dedos, entre otros elementos que pudieran mejorar la aptitud mental y física del ser humano. Pero los creativos seguirán manteniendo su trabajo, porque el mismo estudio advierte que esta actividad no podrá ser reemplazada por robots, por lo menos por ahora. La toma de decisiones es otro aspecto para el que el robots tendrá que esperar más tiempo, eso seguiría siendo un asunto de humanos.

Mientras la tecnología robótica avanza a pasos de gigante, soporta gran parte de su ímpetu en las juntas tóricas. Estas gomitas, tienen un rol fundamental en las uniones de dos elementos, para los robots con sistemas hidráulicos es clave su uso, para mitigar los ruidos producidos por los equipos también. Sin ellas, esos espectaculares robots no podrían desplazarse como lo hacen y no pudieran hacer las tareas que hacen hoy en el mundo fabril, o en la medicina y otros tantos campos en los que son claves para los trabajos de elevada precisión.

futuro biónicoHay una gran diferencia entre lo que hemos imaginado y lo que la realidad está marcando el rumbo de los robots en el futuro. Cuando lanzamos una mirada al futuro pensamos en robots como enormes cuerpos metálicos, de movimientos nada gráciles, ruidosos y toscos. La realidad contrasta con eso, los robots reales son casi siempre más pequeños de lo que pudiéramos pensar, no siempre tienen formas humanas. Son muy flexibles y poseen compuestos de partes blandas, además siempre se está en la búsqueda de hacerlos menos ruidosos. De hecho hay robots que son blandos y a diferencia de los rígidos, no requieren el control total de sus movimientos, por esa razón son mejores para algunas tareas, como por ejemplo, poder desenvolverse en un desastre natural.